¿Qué es la harpaxofobia y cómo superar el miedo a que te roben?

Casa marcada para robar.
Casas marcadas para robar: si encuentras una de estas marcas en tu puerta, llama a la Policía
26 diciembre, 2018
Harpaxofobia

Las fobias forman parte de nuestro día a día. Y que te quede una cosa clara: no eres más débil o menos fuerte por tener una, ni tampoco eres un súper-héroe por no tener ninguna (o mejor dicho, no conocer la tuya propia). Todos tenemos miedo a algo, y si has recientemente sufrido un robo en casa (o ha habido uno de estos sucesos en tu entorno más cercano), es normal que puedas tener un episodio de harpaxofobia, que es la forma en la que se manifiesta el temor a que nos roben. Esta fobia está muy relacionada con la cleptofobia, pero esta posee el matiz de que el miedo está vinculado a ser acusado de ladrón. Como decíamos antes, los miedos y fobias están en nuestra vida diaria, y no hay que convertirlas en un tabú. Lo que debemos hacer es superarlas, y aquí te vamos a ayudar a lograrlo.

Entraron a robar a mi casa y ahora tengo miedo, ¿qué hago?

Conocemos multitud de testimonios directos de gente que ha sido víctima de robos en su propia casa. Sabemos prácticamente de primera mano que es una de las peores experiencias que puede vivir una persona, sobre todo cuando se tratan de bandas peligrosas que no temen hacer uso de la violencia. Como es normal (y no debemos culparnos por ello), ese recuerdo no se borra fácilmente y puede llegar a convertirse en la fobia social que hemos comentado antes.

Si te sientes totalmente identificado con lo que estamos diciendo, sigue leyendo y estarás más cerca de conocer tus propios miedos y por lo tanto, de superarlos.

Los primeros síntomas después de un atraco en casa suelen ser fáciles de reconocer. La víctima acaba cambiando sus rutinas con el objetivo de encontrar estímulos positivos que le hagan olvidar el mal trago o evitar que este se repita. Este exceso de cuidado acaba generando un cansancio emocional que lógicamente afecta a nuestro día a día, y la consecuencia directa es sentirse agotado, inseguro y considerar cualquier ruido tan extraño como cotidiano una alarma que no existe.

Nuestras personas más  cercanas como familiares o amigos serán los primeros en darse cuenta y querrán ayudarnos. Como hemos dicho antes, es importante no hacer de una fobia un tabú. No debemos tener miedo a abrirnos y a admitir lo que nos pasa, aunque comprendemos que este paso cuesta darlo. Pero por mucho que cueste, hay que darlo, porque si no lo hacemos, acabaremos convirtiendo nuestro miedo a que entre alguien en casa en una fobia mayor, como puede ser la agorafobia, que es el miedo a los espacios abiertos, o lo que es lo mismo, a salir de casa. El miedo se contagia y puede convertirse en una enfermedad que necesite tratamiento médico, pero también podemos parar la infección cuando esta es pequeña. Y aquí te vamos a dar una serie de consejos para que lo consigas.

Cómo vencer el miedo después de un robo en casa

Los profesionales de la salud de la mente afirman que este temor a ser asaltado en tu vivienda (aunque el miedo también se manifiesta en quienes sufren robos en medio de la calle) viene generado por la experiencia negativa y la gravedad de la misma. No obstante, los psicólogos también señalan que el hecho de cambiar nuestras rutinas con el fin de evitar estímulos que nos recuerden lo que pasó puede acabar convirtiéndose en una especie de efecto placebo que a la larga, no hará más que aumentar los síntomas de miedo y temor.

Por este motivo es tan importante hacer cierta la expresión tan usada en los últimos tiempos de ‘salir de la zona de confort’. Por ello, también es importante que nos abramos y pidamos ayuda a nuestros seres más cercanos, ya que sabemos que a la hora de dar los primeros pasos, siempre viene bien un empujón que nos ayude a impulsarnos. Nada cura mejor las fobias que retomar la rutina habitual, sentirse expuesto y vulnerable y que al final, todo transcurra con normalidad y no pase nada. Vencer el miedo con miedo, una terapia de choque muy eficaz.

No es fácil superar la harpaxofobia, pero con un poco de esfuerzo se puede llegar a vencer esta fobia

Por todo esto, si formas parte de esos crudos testimonios de ‘me han robado en casa y tengo miedo‘ no dudes en dar este paso que te decimos, y sobre todo, no temas a abrirte. Como te hemos dicho más arriba, los miedos son una parte más de la vida, y hay que normalizarlos. Y es que seamos sinceros, sentir miedo tras un robo en casa es algo que a cualquiera nos pasaría, así que basta de juzgarnos por sentirlo cuando es algo de lo más común. Conciénciate de que tal como entraste en esta fobia, lograrás salir de ella y no dudes en compartir este artículo con aquellas personas que pienses que lo necesitan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button